fbpx
Problemas bucodentales en personas mayores

Problemas bucodentales en personas mayores

Facebooktwitter

Como le ocurre a todo nuestro cuerpo, los años también pasan para la dentadura, y es en las personas mayores cuando se agudizan aún más los problemas relacionados con la salud bucodental. En este post analizamos cuáles son las complicaciones más frecuentes y los primeros síntomas de que nuestros dientes comienzan a envejecer.

Principales problemas bucodentales en personas mayores

  • Caries dentales no tratadas. La práctica totalidad de las personas mayores de 65 años ha padecido caries, durante toda su vida. Al llegar a determinada edad, las personas piensan que son consecuencia de la edad y descuidan sus revisiones. ¡Error!, porque muchas complicaciones pueden evitarse. Según el consejo General de Dentistas, el 100% de los adultos mayores tienen una media de 16 piezas afectadas por caries; y a esa edad suelen haberse sometido a la extracción de 12 piezas.
  • Enfermedades de las encías. Pasan desapercibidas porque, hasta una etapa más avanzada, son indoloras. La placa dental se adhiere a las encías y comienza provocando inflamación, enrojecimiento y sangrado. Las patologías periodontales pueden llegar a destruir los huesos, las encías y los ligamentos que sostienen los dientes, con la consecuente caída de piezas.
  • Pérdida de dientes. Una de cada cinco personas mayores de 65 años ha perdido una o varias piezas dentales. En la mayoría de los casos se produce por una mala higiene dental. La caída de las piezas dentales provoca un serio problema a la hora de masticar los alimentos. El 29% de los españoles mayores de 65 años tiene problemas para masticar. Y es que una perdida masiva de piezas dentales obliga, a muchas personas, a cambiar sus hábitos y eludir la ingesta de alimentos más duros como puedan ser las frutas y verduras frescas, con la consecuente deficiencia de vitaminas y minerales imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
  • Cáncer bucal. La edad media de enfermos de este tipo de tumor es de 62 años. Sólo las revisiones periódicas pueden prever su detección y tratamiento.
  • Enfermedades crónicas. También surgen complicaciones en la boca como consecuencia de padecer otras enfermedades como diabetes, hipertensión, colesterolemia, dolores, ansiedad o depresión y patologías cardiovasculares, respiratorias y específicas de la vejez como Parkinson y Alzheimer. La ingesta de determinados fármacos provoca alteraciones en la boca que agudizan los efectos ya habituales en la vejez como la sequedad bucal, caries, aftas e infecciones provocadas por hongos

Principales síntomas de envejecimiento dental

La dentadura de una persona mayor presenta un aspecto similar con las siguientes características:

  • Menor producción de saliva
  • Dientes más cortos y con bordes desgastados
  • Aumento de la sensibilidad dental
  • Desgaste del esmalte, lo que provoca un oscurecimiento
  • Apiñamiento de los dientes
  • Recesión de las encías, dejando visibles partes de la raíz
  • Movilidad dental

¿Y cómo mantenemos nuestros dientes sanos?

La clave reside en extremar la higiene bucodental. Una limpieza profunda de la dentadura, el uso del hilo dental y la limpieza de la lengua evita la mayor parte de las enfermedades bucales. Y este también es el mejor remedio para las personas que utilizan prótesis dentales y cuya una deficiente higiene conlleva la aparición de candidiasis oral.

En definitiva, estos son los pasos que todos, aunque en este caso hablamos de nuestros mayores, debemos seguir para mantener nuestra boca sana. En el caso de que los mayores tengan una movilidad reducida, serán sus cuidadores los que realicen este proceso:

  • Cepillar los dientes al menos dos veces al día y utilizando una pasta dental fluorada, para mantener el esmalte lo máximo posible.
  • Utilizar hilo dental e irrigadores bucales
  • Enjuagarse la boca después de comer para eliminar restos de alimentos
  • Consultar con el dentista el tipo de cepillo que debe utilizarse, así como las técnicas más apropiadas.
  • Cambiar de cepillo cada tres meses
  • Llevar una dieta sana y equilibrada evitando alimentos ricos en azúcares refinados, almidón o ácidos. Y en la medida de lo posible, desterrar el tabaco el y el alcohol.

¿Y para la sequedad bucal?

Las personas mayores no detectan la sensación de sed, por lo que, unido a la sequedad bocal provocada por la ingesta de determinados fármacos, se convierte en un coctail perfecto para la aparición de caries y enfermedades de las encías. Por ello, los odontólogos ofrecen una serie de recomendaciones específicas para que los mayores alivien los síntomas asociados como:
  • El uso de humectantes orales y enjuagues bucales
  • Beber agua en abundancia para mantener la boca lubricada de forma permanente
  • Masticar chicles o chupar pastillas sin azúcar para estimular la producción de saliva
  • Evitar bebidas como el café, refrescos carbonatados y zumos de frutas ácidas.

 

Pedir cita en clínica dental en Madrid

VEN A TU CLÍNICA DENTAL EN MADRID

(Arganzuela)

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible 

O LLAMA AHORA

915 172 358

Adiós a las mascarillas

Adiós a las mascarillas

Facebooktwitter

Llega el momento de quitarnos las mascarillas. Durante más de dos años nuestra sonrisa ha permanecido escondida por el uso obligatorio de la mascarilla, como medida de protección ante el COVID-19. En este tiempo, que para muchos se les ha hecho eterno, los dentistas han informado sobre la inocuidad de la mascarilla en lo que se refiere a la salud bucodental. Si bien, y desde los Colegios profesionales de Odontólogos, se ha hecho hincapié en intensificar nuestra higiene bucal, también como una medida preventiva para evitar contagiarnos del virus. La boca, la nariz, la garganta y la laringe han sido y son las principales puertas de entrada del virus a nuestro organismo.

También es cierto que se han publicado informaciones sobre un incremento de problemas de halitosis y una posible relación con la aparición de caries dentales. En cualquier caso, quizá haya sido posible por descuidos en la higiene bucodental.

     

    Llega el momento de mostrar nuestra sonrisa

    Los odontólogos han establecido estrictos protocolos, durante todo este tiempo, para evitar contagios a sus pacientes. Sin embargo, puede que, por temor a contagiarse, algunas personas han cancelado sus revisiones semestrales o las han postergado.

    Si eres de estos últimos, ¡solicita ya tu consulta!, porque seguro que necesitarás que tu dentista revise tu dentadura, tus encías y el estado de tu salud bucodental en general.

    Es momento de decidir si necesitas una limpieza dental profesional. Puede que, ante la acumulación de placa dental en tus encías necesites un curetaje dental para evitar posibles enfermedades periodontales o de las encías. O decides que quieres someterte a un tratamiento de blanqueamiento dental; o pedir consejo sobre la posibilidad de utilizar carillas dentales para aquellas piezas más desgastadas.

    Será tu dentista el que te aconsejará los tratamientos que precisas y te ayudará a mostrar la mejor de tus sonrisas.

    Y si en adultos es vital no saltarse ninguna revisión dental, es aún más importante si cabe vigilar el crecimiento y el cuidado de los dientes en los niños, porque se pueden evitar muchos problemas. La odontopediatría, además te ayudará a crear en tus hijos hábitos de higiene dental que le permitirán mantener su boca sana, a lo largo de toda su vida.

    Pide tu cita a través de nuestra página de Facebook o llamándonos al 915 17 23 58.

     

    Pedir cita en clínica dental en Madrid

    VEN A TU CLÍNICA DENTAL EN MADRID

    (Arganzuela)

    Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible 

    O LLAMA AHORA

    915 172 358

    Halitosis. Qué es y cómo evitarlo

    Halitosis. Qué es y cómo evitarlo

    Facebooktwitter

    La halitosis o el mal aliento es una afección que reúne al conjunto de olores desagradables que proceden de la boca. Se calcula que una de cada tres personas padece este problema o lo ha sufrido en alguna ocasión. Estas cifras se dan a pesar de que, en los últimos años se ha producido un notable descenso de pacientes con halitosis. El motivo principal ha sido una mayor sensibilización de la población sobre la importancia de mantener una buena higiene bucal.

    El Consejo General de Dentistas afirma que la halitosis o e mal aliento es una patología muy común y establece tres tipos:

    • Genuina o verdadera, el mal olor existe y se puede medir de forma objetiva
    • Pseudohalitosis, no existe el mal olor bucal pero el paciente cree que si
    • Halitofobia, cuando la persona ya ha sido tratada de este problema, pero subjetivamente sigue pensando que el mal aliento persiste.

    En todos los casos, además de tratarse de un problema de salud, que puede ser síntoma de otras enfermedades, puede provocar problemas psicológicos y afectar las relaciones sociales, profesionales y afectivas de quienes lo padecen.

    En el 90% de los casos detectados, el mal aliento se origina en la boca, y de este porcentaje, el 60% tiene su origen en enfermedades gingivales, y el resto en la lengua. No existe una mayor prevalencia entre hombres y mujeres, aunque lo cierto es que son las mujeres las que acuden al dentista por este problema. La edad también puede ser un desencadenante del mal aliento.

     

    ¿Qué causa la halitosis?

    El mal aliento lo provoca la aparición de unos gases denominados compuestos sulfurados volátiles, y que son el resultado de la proliferación de bacterias procedentes de la fermentación de proteínas, de células que se encuentran en la saliva y de restos de comida que se quedan alrededor de las encías y la lengua. Por ello, las enfermedades gingivales -gingivitis y periodontitis-, las caries y los problemas nasales como la sinusitis, afecciones de garganta y del aparato respiratorio y del aparato digestivo también desencadenan la aparición de la halitosis.

    Es importante destacar la importancia de limpiar la lengua, para evitar la aparición de lo que los dentistas denominan saburra lingual, y que podemos detectar cuando nuestra lengua presenta un aspecto blanquecino. La sequedad de la boca, las infecciones bucales, heridas quirúrgicas y la presencia de hongos también pueden desencadenar esta afección.

     

    Alimentación y halitosis

    Obviamente el mal aliento también tiene su origen en aquello que comemos o consumimos. Al ingerir alimentos como el ajo, la cebolla, el huevo, el queso o algunas especias, el torrente sanguíneo absorbe sus aceites y los transporta a los pulmones, que los emiten por la boca, hasta que el organismo los elimina por completo. El tabaco, el café y el alcohol, así como el uso de determinados medicamentos también propician la halitosis. Lo mismo ocurre con la falta de vitamina C, el consumo excesivo de grasas y las dietas bajas en calorías.

     

    ¿Qué hacemos para evitar la halitosis?

    Puesto que en la mayoría de las veces tiene su origen en la boca, debemos acudir a nuestro dentista para que compruebe si se trata de una afección bucal y tratarlo.

    En cualquier caso, evitaremos el mal aliento intensificando nuestra higiene bucal, e incorporando al cepillado y al uso del hilo dental la limpieza de la lengua. El consumo de agua, un mínimo de dos litros al día, también nos ayudará a combatirlo. Respirar siempre por la nariz también es un factor coadyuvante.

    Si la halitosis persiste puede ser un síntoma de otras patologías más severas y tu dentista te derivará a otros profesionales médicos para detecten y/o descarten la causa que la provoca.

    Pedir cita en clínica dental en Madrid

    VEN A TU CLÍNICA DENTAL EN MADRID

    (Arganzuela)

    Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible 

    O LLAMA AHORA

    915 172 358

    ¿Qué es la enfermedad gingival?

    ¿Qué es la enfermedad gingival?

    Facebooktwitter

    La enfermedad gingival es el término médico que se utiliza para las patologías que afectan a las encías y que fundamentalmente provocan inflamación, irritación y enrojecimiento. Según la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), afecta al 85% de la población adulta española. Por lo tanto, es muy importante que se inicie un tratamiento lo antes posible, porque la gingivitis puede extenderse al tejido y al hueso y derivar en periodontitis y provocar la pérdida de dientes.

    Una mala higiene bucodental es la causa más frecuente de las enfermedades gingivales. Los síntomas son muy evidentes y fáciles de detectar:  – Encías inflamadas que presentan un color rojo oscuro o violáceo
    – Sangrado cuando se realiza el cepillado o el uso del hilo dental
    – Mal aliento
    – Encías retraídas y muy sensibles

    La placa dental que se acumula alrededor de los dientes está compuesta principalmente por bacterias que se forman, cuando los almidones y los azúcares de los alimentos que ingerimos interactúan con las bacterias que habitualmente se encuentran en la boca. Esta placa es lo que intentamos eliminar, diariamente, con el cepillado dental. Pero si esa placa permanece, se endurece y se convierte en lo que conocemos como sarro.

    El sarro provoca irritación en la encía, y ya no basta con el cepillado y el uso del hilo dental, sino que es necesario acudir al dentista para que realice una limpieza profesional. Cuanto más tiempo permanezca el sarro en los dientes, mayor será la inflamación de las encías, el sangrado será más frecuente, es más probable la aparición de caries y puede derivar en una periodontitis que es la causa principal de la pérdida de las piezas dentales.

    Factores de riesgo

    La gingivitis es muy común y cualquier persona puede padecerla, pues la mala higiene bucodental es uno de los principales factores desencadenantes. Sin embargo, existen una serie de factores de riesgo que pueden provocar las enfermedades gingivales como el consumo de tabaco, personas de edad avanzada, boca seca y una mala alimentación con déficit de vitamina C.

    Diversos estudios científicos han constatado que la inflamación crónica de las encías puede estar asociada a enfermedades sistémicas como diabetes, patologías respiratorias y coronarias, accidentes cerebrovasculares, artritis reumatoide, además, leucemia o el VIH.

    Los tratamientos médicos como el oncológico y el consumo de otros medicamentostambién pueden desencadenar la gingivitis. Los fármacos específicos para el tratamiento de la epilepsia, bloqueantes de calcio utilizados para la angina de pecho o la hipertensión, incluyen, entre sus efectos secundarios, problemas gingivales.

    Existen otros factores de riesgo, como los cambios hormonales relacionados con el embarazo, el ciclo menstrual o el uso de anticonceptivos. Las infecciones virales y los hongos también son factor de riesgo y, aunque pueda resultar extraño, la genética también influye en las enfermedades bucales, y en este caso, la gingivitis.

    Prevención y tratamientos

    Una buena higiene bucodental es la mejor forma de prevenir la aparición de la gingivitis y sus posibles complicaciones. Es necesario cepillarse los dientes, al menos dos veces al día y el uso del hilo dental al menos una vez al día. La eliminación de la placa evitará que está se convierta en sarro y afecte de forma directa a las encías.

    Las revisiones dentales, al menos dos veces al año, también pueden detectar posibles acumulaciones de sarro. Durante estas revisiones, tu dentista realizará radiografías que facilitarán la detección de posibles patologías, que no se detectan con el examen visual de los dientes.

    La alimentación es fundamental en la prevención de la gingivitis. Es recomendable llevar una dieta equilibrada y sobre todo, evitar en lo posible el consumo excesivo de azúcares.

    Cuando aparece la gingivitis, lo más importante es acudir al dentista para que te indique cómo actuar. Si ya ha aparecido el sarro, te realizará una limpieza más profunda. Puedes utilizar pasta dentrífica específica para enfermedades gingivales, así como la incorporación a tu higiene dental del uso del hilo dental y de enjuagues bucales.

    En conclusión, una gingivitis no tratada deriva en periodontitis, una patología más severa que conlleva mayores complicaciones.

    Nuestro mejor consejo para evitar las enfermedades gingivales…¡Mantén tus encías sanas!

    Pedir cita en clínica dental en Madrid

    VEN A TU CLÍNICA DENTAL EN MADRID

    (Arganzuela)

    Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible 

    O LLAMA AHORA

    915 172 358

    ¿Cuáles son las principales características de la ortodoncia invisible?

    ¿Cuáles son las principales características de la ortodoncia invisible?

    Facebooktwitter

    La ortodoncia invisible es un tratamiento dental cuyo objetivo es restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara. Se trata de conseguir la alineación de los dientes para corregir la mordida y tiene también un componente estético puesto que consigue una sonrisa más atractiva y mejora la estética facial.

    Tradicionalmente estos tratamientos se han asociado a niños y adolescentes que, en su proceso de crecimiento, han presentado desviación en su dentadura. Sin embargo, cada vez son más las personas adultas que acuden a este tratamiento, principalmente por cuestiones estéticas, y es ahí donde entra en juego la ortodoncia invisible.

    ¿Qué es la ortodoncia invisible?

    La ortodoncia invisible es un nuevo tratamiento que corrige los defectos de la dentadura como la desviación de los dientes, su apiñamiento o una sobremordida, sin necesidad de utilizar los tradicionales brackets. El ortodoncista examina a cada paciente y crea unos alineadores o férulas transparentes, que se ajustan a la dentadura, y que pueden retirarse para comer y facilitar una mejor higiene dental.

    ¿Cuál es el proceso de la ortodoncia invisible?

    Como todo tratamiento de ortodoncia, conlleva siete fases que incluyen el estudio, el alineamiento y la nivelación, la corrección de la mordida y la relación molar, el cierre de espacios, el acabado, la retirada de las férulas y la etapa de retención. ¡Hay un antes y un después del tratamiento! Como las férulas se han diseñado a medida de la dentadura del paciente, son de fácil uso y su retirada permite una mejor higiene dental.

    ¿Cuáles son las ventajas de la ortodoncia invisible frente a la ortodoncia tradicional?

    El hecho de que puedan retirarse para comer y para facilitar el cepillado dental ha hecho que cada vez se utilice más en niños y adolescentes, con el objeto de que mejoren su higiene dental y utilicen el hilo dental diariamente. También posibilita que los pacientes se permitan un descanso al retirarlas, pero es importante tener en cuenta que, para que el tratamiento sea eficaz, el paciente debe llevar puestas las férulas al menos 20 horas al día.

    Otra de las ventajas, aunque ésta es más estética, es que las férulas son transparentes, prácticamente invisibles, y están fabricadas por un material termoplástico, el Smart Track, propiedad exclusiva de la marca Invisalign. Es muy elástico y proporciona al diente una fuerza mínima pero constante, que permite corregir los defectos sin apenas molestias.

    ¿Cuánto dura el tratamiento y cuál es el coste?

    La duración del tratamiento varía en cada paciente. Hay casos en los que la alineación dental se consigue en doce meses. Sin embargo, hay otros pacientes que deben seguir el tratamiento durante veinticuatro y hasta treinta y seis meses. El hecho de que sea un tratamiento prácticamente invisible, que puede retirarse para favorecer la higiene bucodental, y que provoca menos molestias que los tratamientos tradicionales, permite a los pacientes que optan por la ortodoncia invisible sobrellevar mejor la duración del tratamiento.

    Y sobre el coste de la ortodoncia invisible, resulta imposible ofrecer un precio exacto del tratamiento puesto que va a variar de los problemas específicos de cada paciente y de su progreso, durante las diferentes fases. Nuestro consejo es que contactes con nosotros. La primera consulta es gratuita y te realizaremos un estudio detallado y el presupuesto más adecuado para tu problema.

    No obstante, te ofrecemos una aproximación, con la posibilidad de financiarlo, desde 87,50 € al mes*.

    * Ejemplo de financiación en 48 meses sin intereses ni comisiones TIN: 0% TAE: 0%. Sujeto a aprobación por entidad bancaria.

    Pedir cita en clínica dental en Madrid

    VEN A TU CLÍNICA DENTAL EN MADRID

    (Arganzuela)

    Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible 

    O LLAMA AHORA

    915 172 358

    ¿Cuál es la causa de la sensibilidad dental?

    ¿Cuál es la causa de la sensibilidad dental?

    Facebooktwitter

    La sensibilidad dental está provocada, principalmente por causas mecánicas y químicas: las mecánicas se producen por un cepillado agresivo o incorrecto que provoca una recesión de las encías y una mayor exposición de los dientes; y las químicas por el consumo de bebidas y alimentos con un pH ácido que desgasta el esmalte de tus dientes.

    El síntoma más característico de la sensibilidad dental es un dolor breve y agudo, como una punzada, que sientes cuando consumes bebidas carbonatadas, frías o calientes, vino o ingieres frutas cítricas o alimentos dulces y ácidos.

    Nuestros dientes tienen tres partes: el esmalte que recubre la pieza; la dentina, que es una parte blanda que contiene millones de agujeros, a través de los cuales se comunica con la pulpa o núcleo dental donde se encuentra el nervio. Cuando el esmalte se ha desgastado, la dentina queda expuesta al medio bucal y provoca una irritación del nervio y la reacción dolorosa, que en ocasiones puede llegar a ser muy dolorosa.

    Si tus dientes presentan sensibilidad, consulta con tu dentista porque pueden darse otras causas como la existencia de caries, un diente astillado, un empaste desgastado, una enfermedad de las encías, o si rechinas los dientes puedes padecer bruxismo y necesitarás un protector bucal.

    ¿Qué tratamientos existen para tratar la sensibilidad dental?

        • La primera medida que debes tomar es cepillar tus dientes, dos veces al día, con un cepillo de cerdas suaves y pasta dental que contenga fluoruro. Utiliza la seda dental a diario. Existen colutorios.
        • Bebe agua después de haber ingerido bebidas o alimentos con alto contenido ácido, porque así equilibrarás los niveles de ácido en tu boca.
        • Si el dolor es persistente, el propio dentista puede aplicar fluoruro en las zonas sensibles de los dientes para fortalecer el esmalte dental.
        • En los casos más persistentes, tu dentista puede aplicar resina adhesiva en las piezas dentales más sensibles, utilizando anestesia local para evitarte molestias durante el proceso.
        • Programa visitas periódicas a tu dentista. Si se produce una recesión de las encías, se puede injertar, mediante una intervención quirúrgica, tejido gingival tomado de otra parte de la boca para colocarlo en aquellas zonas dañadas.
        • Si los síntomas persisten y provocan un dolor extremo, tu dentista puede iniciar un tratamiento del conducto radicular. Se utiliza para tratar los problemas del núcleo blando del diente y suele ser muy eficaz cuando los anteriores tratamientos no han funcionado.

    Puedes evitar los problemas de sensibilidad dental siguiendo estos consejos. Y una última recomendación, el Consejo General de Dentistas avisa de que aquellas personas que padecen sensibilidad dental, solucionen este problema antes de someterse a tratamientos de blanqueamiento dental porque puede empeorar los síntomas.

    Pedir cita en clínica dental en Madrid

    VEN A TU CLÍNICA DENTAL EN MADRID

    (Arganzuela)

    Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible 

    O LLAMA AHORA

    915 172 358

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    × Pide tu cita por WhatsApp